¿SABIAS QUE…? “Psicosis” (Alfred Hitchcock-1960)

Ya han pasado más de cincuenta años desde que este film modesto y de bajo presupuesto pasara a formar parte de la historia del cine para siempre. Película de género subestimado por la crítica y la Academia.
Hace mas de 50 años que el Motel Bates abrió sus puertas a los incautos viajeros.

Muchas veces parodiada pero jamás igualada, la que es considerada obra maestra de Alfred Hitchcock, Psicosis, fue estrenada un 16 de junio de 1960 en los Estados Unidos y pasó a la historia, gracias también, a su inquietante banda sonora, esa famosa escena de la regadera, su estética en blanco y negro, un guión bien estructurado y la inigualable actuación de Anthony Perkins como Norman Bates.
Poca gente sabe que el realizador la financió de su propio bolsillo, llevado por la inquietud de hacer un filme diferente y harto de las cintas de inflado presupuesto controladas por los grandes estudios.
Este ya legendario filme dio lugar a muchas leyendas urbanas y mitos, la mayor parte debido a las excentricidades de su director y su conocida obsesión de siempre sorprender al espectador.
Alfred Hitchcock fue sumamente cuidadoso a la hora de ocultar el giro de tuerca de la cinta. Tras asegurar los derechos de la novela en la que está basada, compró cuantas copias pudo de la misma para que durante la filmación y estreno, casi nadie tuviera forma de conocer el final. Imaginen si se hubiera filmado en esta era de la información, donde imágenes y hasta guiones enteros se filtran día a día por medio de Internet.
Además de esas precauciones, la película se filmaba bajo el más estricto de los secretos. Los actores y demás miembros del equipo juraron no revelar nada acerca del rodaje bajo pena de perder su trabajo. Incluso la parte final del guión fue resguardada personalmente por el cineasta hasta el día de la filmación.
Para crear expectativa, Hitchcock declaró a la prensa que Helen Hayes había sido contratada para interpretar a la madre de Bates. Publicitó el casting para el papel y hasta mandó colocar una silla en el set con el nombre de “Señora Bates”.

La escena de la ducha….
Janet Leigh sólo hizo algunas tomas en la ducha ya que en las demás escenas la sustituyó una stripper de nombre Marli Renfro, a quien por cierto pagaron la módica cantidad de $500 dólares por su trabajo. Este mito ha sido negado directamente por la misma Leigh quien dijo que en la única parte en la que no quiso aparecer es cuando Norman Bates envuelve el cuerpo desnudo de Marion Crane con la cortina de baño.
Esta escena también generó confusión en los espectadores y polémica con los censores, pues muchas personas del público decían ver el color de la sangre en pantalla, a pesar de que la cinta fue filmada en blanco y negro.
Al igual que los censores, los espectadores declaraban que habían visto el cuchillo atravesar la carne de Janet Leigh y que se podía ver su pecho desnudo. Nada de esto es cierto. Para lograr la aprobación de los censores Hitchcock tenía que pasar la escena cuadro por cuadro para mostrar que en ninguno aparecía el desnudo frontal ni el cuchillo enterrándose en la protagonista.
La sangre que aparece en la ducha, por contrario de lo que suele ser habitual no era salsa de tomate, sino que se utilizó chocolate, ya que es de densidad parecida a la de la sangre y no se aprecia el color, al tratarse de una película en blanco y negro.
Los sonidos del apuñalamiento de la escena de la ducha se hicieron golpeando un cuchillo con una sandía.
Hitchcock no dió indicación alguna acerca de colocar música en la escena de la ducha. Fue el músico Bernand Hermand quien compuso la música por propia iniciativa, todo un acierto.
La escena de la ducha necesitó 70 posiciones diferentes de cámara y 7 días de rodaje para 45 segundos de metraje final.
Hitchcock recibió una carta donde el padre de una joven se quejaba preocupado que su hija no quería bañarse y tampoco utilizar la regadera después de ver Psicosis y le pedía alguna solución al problema. Hitchcock le respondió al padre, con su característico sentido del humor, que la enviara a la tintorería.

Más curiosidades…
La cantidad que el personaje de Janet Leigh roba es de 40.000 dólares. Esa misma cantidad es la que Anthony Perkins cobró por su trabajo en la película.
El filme con un presupuesto de 810.000 dólares, consiguió recaudar en todo el mundo 50 mill. de dólares.
El filme se estrenó con escenas censuradas en Australia, Finlandia, Argentina, Francia, Alemania, Suecia, Inglaterra (originalmente fue clasificada como X), Suiza, Noruega y USA.
Al estreno de esta película en U.S.A., el mayor escándalo que provocó fue que en ella se mostraba algo que no se había enseñado en pantalla grande hasta ese momento. ¿Un asesinato? ¿Un cadáver putrefacto?, pues no, un retrete en funcionamiento (la escena en la que Janet Leigh tira unos pedacitos de papel al W.C.).
La escena inicial de Janet Leigh y su amante en un hotel, fue censurada en España.
Hitchcock prohibió que se permitiera la entrada de la gente con la película empezada, según él, para evitar que la gente se viera defraudada por no ver a una estrella como Janet Leigh, si llegaban después de la escena de la ducha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s